Ideas con microhormigon para casas de campo
microhormigon

El microhormigon, muy conocido en el ámbito arquitectura, está siendo cada vez más adoptado por los diseñadores de espacios exteriores por su versatilidad y alta resistencia a los efectos meteorológicos adversos, así como su coste reducido que lo coloca como opción económica preferente.

La plasticidad, versatilidad y capacidad de adaptación de este material ha permitido su uso en un sinfín de elementos en zonas ajardinadas de chalets y casas de campo, desde el trazado de caminos hasta piscinas.

Frente a otras opciones más tradicionales como la piedra natural, la cual puede desentonar con el aspecto más moderno de las casas actuales, o el asfalto, el microhormigon es una alternativa elegante a la par que funcional. La posibilidad de utilizar pigmentos junto con el microcemento para obtener microhormigon teñido abre un nuevo mundo de posibilidades para demarcar pistas de acceso para los coches o caminos a través del jardín, pasando de opciones monótonas a delineaciones claramente visuales. La superficie del microcemento permite además una excelente adherencia de la goma de los neumáticos y el calzado, evitando resbalones, patinazos o chirridos causados por los vehículos. Por otro lado, es sencillo mantener su buen ver gracias a la facilidad de limpiado, pudiendo llegar incluso a prescindirse de cualquier escoba o cepillo en pos de un simple manguerazo.

El microhormigon puede hacerse fraguar con facilidad en planchas y láminas para formar bancadas, mesas, barbacoas e incluso formar elementos decorativos como fuentes o estatuas. Sin embargo una de las aplicaciones predilectas que se le pueden dar, gracias a sus excepcionales impermeabilidad, es como revestimiento exterior del vaso de piscinas de gran tamaño, donde este producto ofrece una solución interesante, decorativa y con una durabilidad garantizada superior a los materiales cerámicos usados comúnmente.

Las capacidades fisicoquímicas del microhormigon le confieren una dureza al rallado inigualable, una alta resistencia a la degradación causada por las condiciones atmosféricas (lluvia, ciclos de hielo y deshielo, contracciones y dilataciones térmicas, así como otras acciones similares) o por agentes biológicos, en el caso de jardines, especialmente causada por culpa de las raíces pertenecientes a arbustos y árboles o al crecimiento de hierbas pioneras.

Estas capacidades sólo ser ven eclipsadas por el amplio número de formas y aspectos que puede presentar el microhormigon. Desde el tono básico, pasando por las diversas tonalidades posibles e incluyendo hasta texturas que imitan a otros materiales, el microhormigon supone una opción excelente para todos aquellos que busquen una solución barata, adaptable y personalizable y, por encima de todo, libre de complicaciones.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*