Microhormigon : Arquitectura de hogar.

El microhormigon es el material constructivo de reciente aparición que mayor revuelo está causando no sólo en la comunidad de arquitectos, debido a sus excelentes propiedades físicas y mecánicas, sino también entre afamados interioristas que han encontrado en este aglomerado una musa generosa. La versatilidad, plasticidad y capacidad de adaptación a cualquier entorno del microhormigon facilita las tareas de diseño y establece este producto como un comodín para solucionar todo tipo de contratiempos que previamente sólo causaban dolores de cabeza a los profesionales.

Con la presencia cada vez más establecida de ambientes libres, espaciosos y de estética industrial, el microhormigon se corona como rey de la casa, o más bien del hogar. Esto es así debido a la pluralidad de posibles aplicaciones que el producto que nos atañe y sus derivados (hormigón pulido por ejemplo) tienen. Este material puede conformar la totalidad del pavimento, o una gran parte, asimilando en su seno detalles de otros elementos decorativos como vidrio o cerámica con el objetivo de mostrar una apariencia única y novedosa.

Sin embargo, y pese a lo extendido de su uso en suelos, esta no es la única finalidad de este hormigón especial de última generación. Su fácil manipulación y fragua, así como la buena aptitud del material para ser reforzado con los métodos convencionalmente usados en construcción, abre el camino a otras aplicaciones, expresamente: paredes, columnas, arcos, techos abovedados, ornamentaciones y un sinnúmero de elementos arquitectónicos más.

La resistencia a la compresión del microhormigon no tiene nada que envidiar a la de su análogo tradicional por lo que, a la hora de brindar un toque de color al interior del domicilio o complementar el diseño del mobiliario, este novedoso material tiene clara ventaja frente a soluciones como el pintado, empapelado y similares, todas ellas requiriendo un mantenimiento frecuente con inversiones adicionales para figurar en un estado de conservación apropiado y presentable a nuestros ojos y a los de nuestros visitantes. No es así en el caso del microhormigon, el cual no requiere apenas mantenimiento debido a sus características superficiales microscópicas y alta dureza, el hecho de que el color se encuentra en el seno del material y la posibilidad de limpieza mediante métodos sencillos.

Si se están buscando soluciones novedosas y la posibilidad de incorporar elementos arquitectónicos con facilidad y sin incurrir en gastos inasumibles, nuestro microhormigon de altas prestaciones ofrece una alternativa viable, económica y de calidad capaz de cubrir todo tipo de situaciones.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*